Los astrónomos de la AEE descubren una bola de fuego en el cielo

 “¡LA TIERRA ESTÁ GIRANDO ALREDEDOR DE ESTA BOLA DE FUEGO!”, ADVIERTEN


“Creemos que esta bola de fuego es el origen de la vida en la Tierra”. Con esas palabras explican los astrónomos de la AEE (Agencia Espacial Española) su último y fatídico descubrimiento. Lo que parecía un tranquilo día más en el observatorio se convirtió en un infierno cuando los astrónomos descubrieron que hay una bola de fuego gigante en medio de nuestro sistema solar.

Esa bola de fuego caliente se llama Sol y esto es lo que han descubierto los trabajadores de la AEE tras meses de intensa investigación.

El Sol es una estrella situada en el centro del Sistema Solar. Es una esfera casi perfecta de plasma caliente, calentado hasta la incandescencia por reacciones de fusión nuclear en su núcleo, irradiando la energía principalmente como luz visible, luz ultravioleta y radiación infrarroja. Es, con mucho, la fuente de energía más importante para la vida en la Tierra. Su diámetro es de aproximadamente 1,39 millones de kilómetros (864000 millas), o 109 veces el de la Tierra. Su masa es aproximadamente 330000 veces mayor que la de la Tierra; representa aproximadamente el 99,86% de la masa total del Sistema Solar. Aproximadamente tres cuartas partes de la masa del Sol consisten en hidrógeno (~ 73%); el resto es principalmente helio (~ 25%), con cantidades mucho más pequeñas de elementos más pesados, incluidos oxígeno, carbono, neón y hierro.

El Sol es una estrella de secuencia principal de tipo G (G2V) según su clase espectral. Como tal, se le conoce de manera informal y no completamente precisa como una enana amarilla (su luz está más cerca del blanco que del amarillo). Se formó hace aproximadamente 4600 millones años a partir del colapso gravitacional de la materia dentro de una región de una gran nube molecular. La mayor parte de esta materia se reunió en el centro, mientras que el resto se aplanó en un disco en órbita que se convirtió en el Sistema Solar. La masa central se volvió tan caliente y densa que finalmente inició la fusión nuclear en su núcleo. Se cree que casi todas las estrellas se forman mediante este proceso.

El núcleo del Sol fusiona alrededor de 600 millones de toneladas de hidrógeno en helio cada segundo, convirtiendo como resultado 4 millones de toneladas de materia en energía cada segundo. Esta energía, que puede tardar entre 10000 y 170000 años en escapar del núcleo, es la fuente de luz y calor del Sol. Cuando la fusión de hidrógeno en su núcleo ha disminuido hasta el punto en que el Sol ya no está en equilibrio hidrostático, su núcleo experimentará un marcado aumento de densidad y temperatura mientras sus capas externas se expanden, transformando finalmente al Sol en una gigante roja. Se calcula que el Sol se volverá lo suficientemente grande como para engullir las órbitas actuales de Mercurio y Venus, y dejar la Tierra inhabitable, pero no durante unos cinco mil millones de años. Después de esto, se desprenderá de sus capas externas y se convertirá en un tipo denso de estrella de enfriamiento conocida como enana blanca, y ya no producirá energía por fusión, pero aún brillará y emitirá calor de su fusión anterior.

La rotación sinódica de la Tierra y su órbita alrededor del Sol son la base de los calendarios solares, uno de los cuales es el calendario gregoriano, el calendario predominante en uso en la actualidad.

¡COMPARTID EL ARTÍCULO PARA QUE SIGAMOS CRECIENDO!

No olvides entrar cada día. Cada día publicamos lo mejor de la actualidad científica.

Síguenos en redes:

twitter.com/hoy_ciencia 

instagram.com/hoyciencia

facebook.com/hoyciencia

Nos vemos en el siguiente post, Saludos.

Comentarios